Foro Hard yaoi
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 La cena del Miedo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: La cena del Miedo   Miér Feb 24, 2010 4:04 pm

Deimos necesitaba comer, alimentarse, necesitaba cazar cada noche para poder mantener su propia inmortalidad. Pero la sangre que necesitaba no era la de cualquier criatura, no podía alimentarse de débiles o enfermos como hubiera sido lo preferible, o de niños, no, el necesitaba criaturas fuertes, poderosas porque la sangre de tales seres poseía la misma extensión de esa fuerza. Precisaba guerreros, seres humanos que sobresalieran sobre sus congéneres que fueran capaces de presentarle batalla aunque estuvieran muertos de miedo, acorralados y se supieran que estaba ante su propio fin.

Pero a medida que pasaba los siglos más presas necesitaba, había noches en que consumía más de ochos porque solo uno entre ellos había sido fuerte, el resto fueron presas sencillas que no le aportaron ninguna satisfacción. Y aquella noche se sentía muy hambriento, se había despertado en su solitario y abandonado templo, notando como aquella bestia que tenía dentro clamaba por la sangre, sangre roja, caliente que llenara su boca y descendiera por su garganta. Ahora precisaba dormir de día, no le gustaba el sol, era una compulsión que no podía rechazar y cuando el sol se ponía sus ojos se abría para darle la bienvenida a la noche.

Se había movido por la acrópolis para ir hasta la ciudad, cuando sorprendido escuchó unas risotadas y unas voces altas, rudas, cantando canciones obcenas. Aquello era muy extraño, nadie en su sano juicio vendría cantar ese tipo de tonadas a los templos de los dioses y menos todavía los ciudadanos de la urbe. Y parecían muy borrachos, Deimos se escondía tras las columnas del templo de Afrodita camuflándose en las sombras como si fuera parte de ellas.

Bajando por la vía de baldosas, venían un grupo de hombres vestidos de marineros, de todo tipo de razas. Iban gritando y riendo, con jarras de vino en la mano. Se iban aproximando al templo de la diosa.

-Esa putaaa-uno se rió y se masajeó el sexo-tengo ganas de tirarme a otro zorra griega.

-Sí pero no le des por detrás que las destrozas.

Deimos se movió, esperando que estuviera más cerca, sus colmillos asomaron más grandes, sangre, sangre para saciarlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Axor
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 19/02/2010
Localización : Calypso

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Miér Feb 24, 2010 4:21 pm

Iba detrás del grupo, en silencio y empezando a hartarse de tanto ruido. Pero esa noche debían celebrarlo, habían conseguido abatir un gran navío, aunque quizás matando a uno de sus tripulantes su forma de divertirse aumentaría. Sonrió oscuramente mientras uno de sus marineros se giraba para comentarle algo, cosa que hizo que se erizara y mandara callar a los otros por si acaso. Pasó andando lentamente por delante de ellos hasta quedar al principio del grupo, fue entonces cuando las risas y frases extrañas volvieron a la boca de los marineros, riendo y cantando. No, esa noche era buena, y ellos habían luchado con valor; quizás les dejaría un poco más para disfrutar de su absurda vida.

Iba con el brazo derecho, el que usaba para pelear, dentro del Yukata, aunque colgando del codo, mientras que llevaba la espada en la otra mano. Su cabello negro azabache apenas le dejaba ver el camino y más siendo de noche, cosa que hacía más aterradora su sonrisa. Aún así, sus tripulantes seguían contentos. Esa noche irían a romper algún que otro templo como ceremonia.

De repente sintió una presencia extraña y se detuvo, mostrando una sonrisa perversa mientras los otros seguían andando. Esperó a que se hubieran ido para empezar a divertirse de verdad.

- ... - siguió sonriendo oscuramente, quería saber que tipo de persona o ser era la que se escondía tras esas columnas solitarias, ahora acompañadas, y que les había estado observando desde el primer momento que habían pisado la acrópolis-.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Miér Feb 24, 2010 4:49 pm

Dos orbes de intensos tono rosado parpadearon, sorprendido, repasaron al mortal que se aproximaba de forma decidida a su posición, parecía que supiera que él estaba acechando entre las sombras, pero eso era imposible, ¿verdad? Frunció el ceño, hasta ahora no le había ocurrido nada semejante, aquel hombre de aspecto extraño y salvaje, de ojos rojos, era la primera vez que observa esa tonalidad en un ser humano, era algo propio de demonios o de dioses pero no de mortales. Observó la espada, lo relajado que se veía a pesar de estar dirigiéndose a la oscuridad. Notó que sus colmillos se volvían más largos en su boca, creciendo, la sangre de aquel hombre tenía que ser exquisita, poderosa e intensa como el vino más fuerte que hubiera degustado jamás.

Pero antes de que Axor terminara de colarse entre las columnas, un marinero se adelantó hasta la posición del hombre, agitando la jarra, derramando el vino por el suelo.

-Capitánnn..vamos a por mas mujeres..-le adelanta y camina hacia atrás para mirar de frente a su líder, pero procurando mostrarse respetuoso a pesar de estar ebrio.

De repente la oscuridad fluye, se mueve y una mano sale de ella, los dedos de Deimos rodean el rostro del hombre con fuerza, clavando las uñas hasta hacerlo sangrar-¡AHHHH!-el marinero agitó los brazos locamente cuando sintió que era arrastrado hacia atrás y unos colmillos se clavan en la yugular, un chorro de sangre salta como una fuente y Deimos bebe, llenándose todo el hermoso rostro de sangre, saboreándola.

-¡UN demonio!-todos retroceden, con los ojos desorbitados.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Axor
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 19/02/2010
Localización : Calypso

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Miér Feb 24, 2010 5:06 pm

No detuvo a su marinero, más bien le dejó que se aproximara a esa esencia que había notado, esa aura asesina que tanto le había llamado la atención, y que se hizo patente al estirar su mano y morder a uno de sus tripulantes. Habría sido coincidencia que era el menos inteligente y menos servible de su tripulación, cosa que hizo que el ver como sus ojos se iban apagando le produjera cierto placer en el cuerpo, como si estuviera viendo algo que le encantaba. Sacó su mano del yukata y cogió la espada, desenvainándola de su cobertura, cosa que hizo que todos los marineros se fueran corriendo, pues sabían que, cuando su capitán mostraba esa sonrisa macabra en la cara, es que estaba frente a un rival que le produciría más sonrisas de ese tipo, y eso se traducía en sangre y destrucción.

Avanzó un paso y bladió la espada, cortándole el cuello a su marinero y aproximándose peligrosamente a esa figura que había clavado los dientes en él.

Definitivamente no sabía de que se trataba. Nunca había oído nada de una criatura que chupara sangre y eso precisamente era lo que le excitaba más de encontrarse en esa situación, tener que luchar contra algo desconocido. Sonrió una vez más, algo más pronunciadamente cuando vió la cabeza de su marinero caer en el suelo y rodar escaleras abajo, permitiendo a su katana acercarse a la cabeza de aquel intruso tan interesante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Miér Feb 24, 2010 5:21 pm

Tormentosa ascendió desde abajo e interceptó la espada de Axor para hacerla retroceder, Deimos no salía de su asombro, aquel hombre había matado a su propio subordinado sin siquiera parpadear pero también lo había encolerizado-era mío..todavía estaba caliente..-susurró y fue saliendo entre las sombras del santuario, mostrándose.

Su rostro estaba teñido con la sangre, parecía un máscara horrible, en medio, sus ojos rosas, algo rasgados atravesaron el aire que los separaba, aniquilando las mismas moléculas de oxígeno, ardían, quemaba porque estaba excitado por el olor a sangre, hambriento y quería más. Sus colmillos asomaron cuando entreabrió los labios y los repasó con su lengua, despacio, su presa parecía deliciosa pero había lago extraño, algo que no terminaba de encajar.

Avanzó de repente, varios pasos y con velocidad cegadora comenzó a dar una serie de estocadas, eran más bien para ver la calidad del hombre que estaba frente a él, si era un guerrero o un pobre estúpido que no saldría de allí vivo esa noche. Su largos cabellos ondulados se movieron en la cola baja y el sonido de las espadas chocando se escuchó en el silencio de la acrópolis.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Axor
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 19/02/2010
Localización : Calypso

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Miér Feb 24, 2010 5:30 pm

Cuando el otro se encolerizó sintió como la sangre gritaba en su interior. Parecía que ese hombre hacía que sus víctimas no se resistieran demasiado a la hora de dejarse chupar la sangre. Sonrió divertido. Había encontrado algo muy interesante. Miró como el cuerpo de su antiguo marinero caía al suelo inerte y esbozó una cara de disgusto, no por haber muerto, sino por tener a un marinero tan pésimo en su navío. Quizás debería haberlo matado antes. Echó la cabeza para atrás, mostrando una sonrisa casi diabólica mirando al otro que había apartado su espada con la suya propia.

- Te agradezco su muerte... era un pésimo marinero... - dijo soltando una sonrisa de satisfacción, como si fuera un niño al que le hubieran dado un regalo, mas cuando el otro se acercó a atacarle, no se sorprendió, al contrario, sonrió y blandió su espada, haciendo que la otra ondulara al aire y llegara a la mano de su portador, haciendo que cayera al suelo- Pero seguía siendo mío...

Quizás no le mataría de un golpe, tenía ganas de investigar que tipo de bestia extraña era esa, y porqué sentía esas ganas terribles de darle su sangre. Sonrió macabramente y se llevó la espada al cuello, cortándose un poco para dejar caer esa sangre caliente que luchaba para salir. Era muy impulsivo, si se divertía y su sangre pedía salir, dejaba que saliera tranquilamente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Miér Feb 24, 2010 5:51 pm

Deimos se quedó quieto, luego sus ojos se posaron en su propia arma, lo había subestimado, ése había sido su error pero no lo volvería a cometer nunca más. Cuando iba a iniciar el movimiento para recuperar su arma fue cuando Axor se colocó su propia hoja en el cuello, el dios se paralizó, ¿qué estaba haciendo?, notó que sus pupilas se dilataba cuando la sangre brotó, su olor fue como un bofetón para Deimos, eran tan intensa que se sintió hasta mareado ¿Cómo era posible que un mortal tuviera una sangre semejante corriendo por sus venas?

-¿Qué haces?-su susurro fue profundo, no pudo evitar que el deseo trasluciera en él. Sus rosados orbes se posaron sobre aquel riachuelo que parecía que lo estaba llamando con cantos de sirena.

Su estómago se retorció dolorosamente, apretó los labios y los volvió a abrir, jadeando más fuerte como si fuera un perro de caza. Puso la punta del pie bajo su pomo, lo propulsó y la espada saltó a su mano. No estaba tan loco como para acercarse a beber, aquel hombre era el mejor guerrero con el que hubiera cruzado su espada..y era mortal. Volvió a atacar pero ahora buscaba la forma se situarse cerca de su cuello, quería tomarlo, quería saciarse, quería aquella sangre que lo estaba seduciendo.

-¡tengo hambre!-y le rozó la mejilla con un quite rápido-tú..seras ahora mío...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Axor
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 19/02/2010
Localización : Calypso

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Miér Feb 24, 2010 6:01 pm

Se quedó quieto esperando el próximo ataque del otro. Lo que había intuído era verdad. A medida que el otro se acercaba, más ganas tenía de hacerse sangrar, pero para él, que el dolor a veces se traducía a placer, esos acercamientos solo hacían que excitarle más. Era algo evidente que el otro se alimentaba de sangre, y verdaderamente eso sería de gran ayuda en sus luchas contra navíos... De pronto tuvo una brillante idea, justo el momento en que el otro se acercaba después de decir que esa sangre sería suya, cosa que no hizo nada más que desencadenar una risa maníaca en Axor.

- Jajajaja... - se apartó tranquilamente en el ataque del otro, si de verdad quería su sangre, debía luchar mucho mejor que eso para conseguirla- Tu te conviertes en mi mascota y yo te doy toda la sangre que quieras... ¿Qué me dices? - sí, en su rostro se manifestaba una sonrisa de diversión macabra, era como si hubiera encontrado un rival al que no quisiera matar, sino dominar-.

Blandió la espada, causándole un pequeño corte en una mejilla a ese especie de demonio, aunque era tan bello que más que un demonio, le parecía algo así como un dios. Se detuvo para mirar a su rival y otorgarle una sonrisa de soberbia.

- Si quieres mi sangre... - se llevó la mano izquierda a la herida y recogió un poco de sangre entre sus dedos llevándoselos a la boca y lamiendolos lentamente- ... tendrás que estar a mi servicio-.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Miér Feb 24, 2010 6:28 pm

Deimos bajó la espada, de repente notó algo y era lo que no encajaba; Axor no le tenía miedo. Parecía incapaz de sentir nada, todo el poder que estaba vertiendo mientras combatían había rebotado por el simple hecho de que aquel hombre no le tenía miedo a nada ni a nadie, la muerte no representaba nada para él. Deimos no tenía más poder sobre él que el que le otorgara su espada y parecía que a pesar de llevar siglos combatiendo no parecía ser capaz de herirlo. ¿Qué estaba ocurriendo? Era imposible que un mortal fuera un guerrero así.

El dios apretó los labios, el hambre iba a peor, amenazando con arrastrarlo a la locura, siempre era así, cada noche tenía que salir a comer, cada noche a cazar, buscar víctimas para poder alimentarse como una babosa y cada vez se sentía más como una bestia que como un dios. Ya ni siquiera se preocupaba en dormir en un lugar adecuado, lo hacía en un altar de piedra, sus ropas estaban estropeadas, sus cabellos aunque hermosos llenos polvo y parecía haber olvidado que la lluvia no era la única forma de asearse aunque él jamás olía mal.

Sabía que era estar al servicio de alguien pero solo había sido con Ares, su padre y un dios. ¿Servir a un mortal? Sería la vergüenza, la humillación suprema pero ya había caído tan bajo, ¿qué dignidad le restaba él si se arrastraba en la noche como una rata?

Dio un paso adelante-déjame probarla..-susurró-quiero..ahora..-casi no podía vocalizar de la ansiedad-dame..y puede que te sirva…-frunció el ceño, no revelaría que era, que creyera que solo era un aborto de la naturaleza o un demonio, ¿qué mas daba?-dame..-sus colmillos, enormes, asomaron- y tendrás mi palabra..-era lo único que le quedaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Axor
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 19/02/2010
Localización : Calypso

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Miér Feb 24, 2010 6:51 pm

Sonrió ampliamente. Podía parecer salvaje, pero era muy fácil de dominar, aunque no sabía hasta cuando podría estar sin atacarle, porque la sangre ya había llegado hasta más abajo de su cintura, cayendo empapando la tela que cubría sus partes íntimas y cayendo desde allí al suelo. Tenía un color rojo intenso, que se volvía oscura a la luz de la luna y con esa oscuridad. Había varios factores que le llevaban a pensar que quizás moriría al dejar que le bebiera la sangre, pero ese pensamiento simplemente le hizo sonreír más complacido.

Por primera vez se fijó en el aspecto del otro. Estaba hecho un arapo, y su blanca piel parecía estar pidiendo a gritos sangre; y él estaba más que dispuesto a dársela. Lamió su espada, causándose un corte profundo en ella, pero sin sobrepasar su mitad de grosor y empezó a acercarse hacia él, con esa sonrisa que no cesaba y que se empezaba a teñir de rojo, pues la sangre empezaba a caer por la comisura de sus labios.

- Tu palabra... jajaja... más que suficiente... - se cogió el yukata oscuro que siempre vestía y se lo separó levemente del cuello, dejando que cayera la parte que estaba manchada por la sangre, dejándole con un brazo semi destapado y dejando ver parte de su cicatriz, que nadie había logrado contar en vida- Adelante...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Miér Feb 24, 2010 7:08 pm

Deimos se adelantó, hipnotizado, se aproximó y respiró contra su cuello, jadeando de ansiedad, temblando, cerró los ojos y su lengua asomó comenzó a lamer la sangre, llevándola a la boca, un fogonazo de placer lo recorrió por entero, era tan poderosa, tan oscura, tan implacable como la espada de aquel hombre, era simplemente adictiva, maravillosa como una ambrosi, como el fruto de la inmoralidad. Sus labios se posaron, estaba desprotegido frente a un golpe pero ahora solo tendría que beber hasta secarlo, lo penetró y se arqueó contra él, la corriente de oscuridad lo engulló pero cuando alzaba las manos para atraparlo entre ellas, cuando creía que podría beber sin detenerse, un dolor aguado lo palarizó.


-arrggg..-gimió cuando sus dedos rozaron parte de la cruz, le quemaron las yemas y las retiró, tenía que seguir bebiendo porque era como una droga pero al tiempo la agonía iba en aumento a cada sorbo. Su piel se teñía de aquel tono levemente dorado, sus ojos eran más y mas rosados, pero sus dedos se abrieron y la espada cayó al suelo. Dolía pero la necesitaba, lo necesita pero dolía, no podía continuar bebiendo hasta matarlo sin morir él de dolor.

-No..-gimió y comenzó a caer de rodillas, sus labios se separaron del cuello de Axor, su mano tiró del yukata en un intento de no caer al suelo, a sus piel haló del prenda y reveló parte de la cruz-no..-ahora lo entendía, lo comprendía, no podía matarlo bebiendo de él, su sangre ahora lo tenía enganchado pero no podía drenarlo y si bebía demasiado el sufrimiento era imposible. Cayó a sus pies, estremeciéndose, era la primera vez en su larga existencia que perdía una batalla sin que su enemigo lo atravesara con su arma.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Axor
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 19/02/2010
Localización : Calypso

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Miér Feb 24, 2010 7:27 pm

Estiró la cabeza hacia atrás cuando el otro empezó a beber y cuando clavó sus dientes en su carne sintió una especie de placer en su cuerpo. Ese dolor, la sangre que quería salir y era engullida por ese hombre. Todo era una especie de bucle de placer extraño y solo pudo cerrar los ojos cuando el otro empezó a drenarle. El miedo que todo hombre tendría al morir, en el se traducía en emoción, placer, diversión. El otro iba chupando lentamente su sangre, cuando de pronto hizo un quejido de dolor, al mismo tiempo que Axor abría los ojos, percatándose que le estaba tocando esa cicatriz que le habían hecho el primer día de su ingreso en su navío, a los ocho años.

Era una cicatriz que nunca mostraba a nadie, pues mostraba el único momento en el que fue débil; aunque quizás fue por ese maltrato, por el que se volvió tan extraño como era ahora. Le miró de reojo, viéndole como se deshacía de una especie de tristeza extraña, cayendo a sus pies y llevándose su yukata por delante con él, dejándole desnudo y en una situación extraña, pues él nunca se desnudaba ante nadie.

La luz de la luna dejaba ver esa cicatriz que nacía un poco más abajo de su nuca hasta casi empezando el trasero y la barra que la partía yendo de hombro a hombro. Sonrió divertido haciendo que más sangre cayera por la comisura de sus labios, arrodillándose y cogiendo el mentón del hombre, para juntar sus labios con los de él, abriendo la boca y dejando caer dentro de la del otro todo el torrente de sangre que sus labios contenían.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Miér Feb 24, 2010 7:41 pm

Deimos abrió los ojos de repente cuando sintió los labios de aquel hombre sobre los suyos, no fue el hecho de sus bocas se pusieran en contacto plenamente sino cuando aquel reguero de sangre cayó contra su paladas e inundó todo su garganta, de nuevo aquel placer que casi sexual, era un corriente densa, eléctrica, era como si una río de lava estuviera recorriendo todo su cuerpo, inflamando sus venas, hinchando hasta el más minúsculo capilar y su corazón comenzó a bombear con enorme fuerza, el sonido de sus latidos resonaba estruendosamente en sus oídos.

Alzó las manos y le cogió el cuello, enterrando sus dedos entre los negros cabellos, evitando la cicatriz que lo quemaba. Tratando de sostenerse, emitió un quejido, era tan, tan gozoso pero al tiempo sentía que estaba aquella barrera que no podía traspasar, no podría drenarlo, ni desangrarlo como había hecho con todos los mortales que se había cruzado hasta ahora. Parecía que aquel hombre era su par, de hecho, tenía ventaja sobre él y la estaba aprovechando.

Separó los labios, apenas, porque le tenía bien aferrada la barbilla-suficiente..es suficiente-sus ojos rosados se sumergieron en aquellos orbes granates-tienes mi palabra..-frunció el ceño, ¿qué estaba haciendo? Se ponía en sus manos pero lo había prometido, su honor era todo lo que le quedaba, ya no tenía nada más que ofrecer, nada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Axor
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 19/02/2010
Localización : Calypso

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Miér Feb 24, 2010 7:53 pm

Era algo tremendamente extraño. Cuando le había pasado su sangre a través de ese beso sintió como una corriente eléctrica. Normalmente no besaba a nadie, no lo necesitaba, pues tenía lo que quería cuando quería, y los tripulantes de su barco eran todos piratas que querían probarse a ellos mismos. Sin embargo, a pesar de que el otro ya le había chupado sangre, tal como había sentido antes, quería darle más, y por eso se había visto obligado a pasársela de ese modo. Cuando el otro se separó clavó sus oscuros ojos color carmesí en los ojos del otro. Estaba bien, si le prestaba sus servicios y hacía lo que el otro quería le permitiría beber de su sangre cuando el otro quisiera, aunque no lo necesitara.

- ... Ahora eres mío - dijo mirándole profundamente, dejando ver una sonrisa malévola en su cara, pero a la vez complacida-.

Lo que no había pensado es que su lengua no paraba de sangrar, igual que su herida en el cuello, y hasta estaba perdiendo un poco demasiada sangre. Aún así, a pesar de que estaba volviéndose blanquecino por momentos, no dejó de mirarle fijamente, pues ese hombre quizás acabaría formando parte de sus esclavos, y hasta podría formar parte de sus preferidos, pues por alguna razón había sentido mucho placer al notar los dientes del otro en su piel.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Miér Feb 24, 2010 8:10 pm

Diemos lo escrutó y luego se percató que estaba perdiendo demasiada, sangre, el flujo no cesaba-No te muevas..-susurró con frialdad, estiró el cuello y comenzó a lamer la herida para cerrarla mientras meditaba sus palabras, sí, ahora estaba a su servicio, era su asesino, su bestia, su demonio, su guerrero de la noche y lo serviría hasta que uno de los dos rompiera aquella promesa dada. La lengua acariciaba la piel, cerrando los extremos, parando el flujo, dejando la epidermis como si nunca hubiera sido tocada.

Luego ascendió hasta su rostro, frunció el ceño, la idea no lo complacía pero la lengua sangraba, molesto por tener que darle un segundo beso. Acortó la distancia entre ellos, posó sus labios sobre los del hombre, apresándolos en los suyos con suavidad pero firmemente, su lengua se coló entre sus gajos y se enrolló con la otra, envolviéndola como si fuera el apareamiento de dos serpientes, buscando la herida y dejando que su saliva la cerrara totalmente, deteniendo la hemorragia.

Se separó, jadeando levemente-no vuelvas a hacerlo-le recriminó-no tengo que por qué meter la lengua en tu boca-comenzó a intentar ponerse en pie y se percató de algo baja la luz de la luna-¿por qué estás desnudo?-apartó los ojos de su cuerpo, sus mejillas estaban calientes por la sangre y la situación. Era todo, acaba de ponerse al servicio de un mortal cuya sangre era tan adictiva como la de un dios.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Axor
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 19/02/2010
Localización : Calypso

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Jue Feb 25, 2010 8:16 am

Se levantó lentamente mientras cogía su yukata, poniéndoselo alrededor de su cintura y atándoselo con el cinturón de tela, no por pudor, porque no tenía ningún pudor, sino porque no consentía que nadie le viera desnudo, ni tan solo los esclavos a los que se follaba y luego mataba sin miramientos; a lo mucho abría la parte de abajo de su yukata, suficientemente para que su miembro asomara y era el otro que se desquiciaba para metérselo dentro.

- Tu me has desnudado con tu desfallecimiento de chica puesta a tono... - dijo mirándole desde arriba con una cara de poker- Y ahora levanta tu culo del suelo, iremos a Calypso-.

Ni tan solo esperó a que el otro reaccionara, simplemente se acabó de poner bien el yukata y estiró la mano para cogerle de la coleta que tenía hecha. Iría bien para llevárselo a contra voluntad. Con la otra mano cogió esa katana larga de su propiedad, más larga de las normales, de la cual se podía pensar que no era buena para manejarla en cortas distancias pero era allí donde Axor había desarrollado mayor capacidad de ataque.

Bajó las escaleras arrastrando al otro, con una pequeña sonrisa malvada en sus labios. Había adquirido una mascota temibla para otros, perfecta para él, y además no tendría que matarla a la primera de cambio pues no era sumisa como todos sus esclavos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Jue Feb 25, 2010 8:43 am

Deimos apenas tuvo tiempo de pensar o de reaccionar cuando un dolor de las raíces de su cabellos lo hizo ponerse en pie cuando se percató de que aquel hombre estaba más que dispuesto a arrastrarlo si hacía falta. Tuvo que moverse a gatas durante medio metro, aprovechando que sus cabellos eran largos para luego ponerse en pie, tropezando, sin poder creer lo que estaba pasando, lo llevaba como si fuera un animal, una especie de mascota cuya correa tenía entre sus dedos. Frunció el ceño y gruñó por lo bajo, notando un furia en el pecho, aquel hombre no solía no tenía miedo, disfrutaba siendo el terror de los demás.

Jadeó y se movió rápido-suéltalo-sus dedos fueran a la mano de Axor para intentar abrirle los dedos, pero aquellos no cedían, era una presa de hierro-Suéltame-se retorció, resistiéndose a pesar los halones que le producían más dolor por todo el cráneo.

Bajaron los escalones y Deimos perdió el equilibrio pero cuando fue a caer de rodillas, Axor tiró con fuerza y la mantuvo en piel por el pelo-¡Argh!-Deimos volvió a ponerse erguido.

-¡Capitán, capitán Axor!-los marineros iban corriendo hacia ellos.

Así que esa era su nombre, Axor, se le estaba grabando a fuego en la cabeza, creía reconocer el nombre, alguna vez, lo había escuchado pero no recordaba dónde. Inspiró y los hombres se quedaron petrificados al verlo, uno, demasiado borracho se atrevió a alargar una mano hacia el rostro de Deimos como si pensara que era un espejismo y aulló cuando unos colmillos como navajas le arrancaron la mitad del pulgar.

-¡Maldito animal!-la sangre manaba y retrocedió, los otros no se movieron cuando Deimos escupió la yema con la uña al suelo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Axor
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 19/02/2010
Localización : Calypso

MensajeTema: Re: La cena del Miedo   Jue Feb 25, 2010 9:11 am

Llegó al barco y observó ese patético espectáculo, viendo como su nuevo esclavo arrancaba medio dedo al marinero borracho que se había dedicido a acercarse. Sonrió levemente y estiró del pelo al dios, golpeándole contra la pared haciendo que se hiciera daño en la nariz. Hecho esto cogió la espada con la izquierda y le cortó la cabeza al marinero que gritaba de dolor, haciendo una cara de fastidio.

- ... Demasiado escandaloso... - dijo mientras lamía la espada y los otros reculaban-.

Tenían ante sus ojos dos máquinas de matar, a cual más peligrosa, una por capitán y la otra ahora como tripulante. Esos marineros que allí estaban sabían que Axor podía matarles a la primera que le fastidiaran solo un poco, por eso preferían el mínimo contacto con él y cumplir las órdenes a rajatabla, pero aún así, podían arriesgar su vida por él, pues consideraban que era el mejor capitán que podían tener, una bestia fría y despiadada que solo apartaba a los que ya no tenían ninguna función en el barco, así permitiendo que sus tripulantes fueran siempre los mejores.

Alargó la espada hacia los marineros, mirándoles con una sonrisa diabólica mientras tiraba la cabeza un poco para atrás y entrecerraba los ojos, dándole una sonrisa de un nilño feliz, aunque en verdad era un demonio advirtiendo.

- Quien le moleste lo más mínimo morirá, quien le mire, morirá, y como me molestéis a mi, moriréis todos sin excepción... - dicho esto empezó a andar por el barco, arrastrando a deimos por la cola y llevándolo al camarote de los esclavos- y tu compórtate y no muerdas a la gente, perro - abrió la puerta rejada y lo tiró dentro, cerrando tras de él-.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La cena del Miedo   

Volver arriba Ir abajo
 
La cena del Miedo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» SI NO TUVIERA MIEDO A LA MUERTE
» ***VEN SIN MIEDO A OCUPAR TU LUGAR***
» CENA DE GALA ACCIDENTADA
» Tengo miedo a tragarme una semilla
» Video super divertido de la Obra Muertos de Miedo Miguel Pizarro e Itati Cantoral

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Love Poison :: Atenas :: Acrópolis-
Cambiar a: