Foro Hard yaoi
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Los fuegos de Apolo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Níobe
Médico
avatar

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 19/01/2010
Localización : Aliviando el dolor

MensajeTema: Los fuegos de Apolo   Vie Feb 05, 2010 7:30 pm

Se decía que los únicos fuegos que nunca se apagaban en Atenas eran los del oráculo y los del templo de Apolo. Porque de todos eran sabidos que aquellos que hablaban por la boca de los dioses antes tenía que haber sido bendecidos por Apolo puesto que él era el dios oracular, quien concedía el don de la visión, la capacidad de rasgar las mismas paredes de la realidad y el tiempo para ver que cosas que estaban ocultas, escondidas, secretas, incluso las que eran selladas dentro del mismo corazón de los hombres y de las almas.

También se sabía que era uno de los dioses de la medicina y en su juventud, Níobe, como todo estudiante había ido con su maestro, innumerables veces al templo de Apolo para orarle y recibir la sabiduría suficiente para ejercer su oficio con eficacia y tal como era ordenado en sus disciplina, quizás fue el mismo dios quien lo protegió durante la epidemia de peste, mientras se movía entre los enfermos que aullaban de dolor. Pero conforme pasaban los años, lo abandonó, decepcionado, dudando de su existencia, de todo lo que rodeaba a los dioses, de la estúpida parafernalia de los sacerdotes.

Fue allí donde terminó Níobe, en su furia descontrolada, en su cólera y en su impotencia. Ver a Hades en su casa, atreverse a tocarlo, a mostrarle en la cara que solo era un pobre mortal que estaba aspirando a demasiado, que no era nada frente a él y que nunca podría proteger a Orfeo, eso lo llenó de una cólera tan profunda y oscura como un veneno.

Tenía toda túnica desgarrada por la parte delantera y los dedos del dios se le había marcado en el pecho formando huellas azuladas que dolían, creyó que terminaría en la playa, tratando de calmarse pero sus pasos erráticos lo condujeron a uno de los templos de Apolo, uno que estaba en una de las alejadas lomas, redondo, de alabastro blanco y desde el cual se podía contemplar la vista de Atenas.

Níobe penetró en el mismo, se detuvo, sus largos cabellos estaban sueltos y enredados, jadeaba. Miró en torno suyo hasta que localizó uno de los fuegos sagrados, nadie lo custodiaba, se suponía que no habría nadie tan loco como para hacer nada contra ellos. El médico fue hasta él y lo lanzó contra el suelo, una lluvia de chispas saltó entre el mármol. Luego fue hasta el siguiente e hizo lo mismo sumiendo el templo en la oscuridad poco a poco.

-¡APOLO!-rugió y cayó de rodillas en el suelo, se abrazó a si mismo, inclinando la cabeza, los cabellos se desparramaron por el suelo como una cascada blanca-¡APOLO! ¡mi dios!-apoyó la frente en el mármol helado
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Apolo
Dios mayor
avatar

Mensajes : 161
Fecha de inscripción : 13/01/2010

MensajeTema: Re: Los fuegos de Apolo   Sáb Feb 06, 2010 7:08 pm

El dios oracular... ¿Por que de repente eso parecía ser una de las mayores cargas? No podía darse ese lujo, gente dependía de él y aún así... hacía tiempo que no escuchaba las plegarias de nadie, que no prestaba real atención a los que buscaban su consuelo y auxilio. Quedándose solamente como un espectador de su propia existencia, tal vez fuera cierto, Orfeo ya no lo necesitaba, no había nada que pudiera hacer por él.

No obstante, había reconocido, en parte gracias a las palabras de su padre, que no podía seguir de esa manera, regresó al templo, encontrándolo solitario y sin sacerdotes que lo custodiaran, se paseaba pensativo por la parte trasera cuando un estruendo y un grito atrajeron su atención.

Entró caminando por una de las puertas a paso tranquilo, sus ojos mostraban una infinita tristeza pero su rostro no demostraba nada más, tuvo el impulso de exigirle explicara su tono, sin embargo al ver su estado solamente se acercó a él preocupado.

-Me has llamado-se hinco frente a él acariciando su cabeza suavemente-

Era ese humano de nuevo, del que había estado pendiente en la peste, ese era uno de los ejemplos de lo que había sucedido en su ausencia ¿Por qué lo había hecho? ¿Quien lo había lastimado así? Ser un Dios era la prioridad, no sus sentimientos ni nada más.

-¿Qué te ha sucedido muchacho?-susurró acariciando su espalda suavemente
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Níobe
Médico
avatar

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 19/01/2010
Localización : Aliviando el dolor

MensajeTema: Re: Los fuegos de Apolo   Sáb Feb 06, 2010 7:25 pm

Níobe no alzó la cabeza, aún estaba con la frente pegada al suelo, no se atrevía a mirar al dios de frente. Sentía su presencia como una fuerza de la naturaleza, aquella mano sobre su espalda transmitía calor pero al tiempo un inconmensurable poder, su tacto era tan cálido como helado había sido el de Hades, era justo los contrarios, luz y oscuridad, fuego y hielo. Apretó los dientes hasta que le dolió la boca, hacía mucho que no venía aquel templo, que no rezaba a uno de los dioses que custodiaba su arte, el dios de la medicina. Pero había blasfemado, había apagado sus fuegos en su cólera porque sentía tan rabia que lo santo o lo sagrado le pareció una broma de los seres humanos, los dioses no eran perfectos, estaban llenos de emociones, tanto o más que los mortales que los adoraban.

Fue alzando el rostro poco a poco, con los ojos cerrados, jadeando-Orfeo..-susurró y fue dejando que sus parpados se alzaran para mirar de frente a uno de los dioses mayores, a aquel a cuyos pies se arrodilló cuando era un adolescente y juró servir como médico.

Alzó una mano y la detuvo, casi a punto de rozar la mejilla del dios-yo…-era una insolencia lo que iba a hacer-libéralo de Hades-volvió a inclinarse ante él, humillándose-y te daré lo que sea, mi vida, mi alma..-se estremeció, ¿ya había perdido la razón?.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Apolo
Dios mayor
avatar

Mensajes : 161
Fecha de inscripción : 13/01/2010

MensajeTema: Re: Los fuegos de Apolo   Sáb Feb 06, 2010 9:14 pm

La mención de su hijo hizo que todo lo demás desapareciera de su cabeza, que lo que había hecho en su templo pasara a segundo plano, restándole importancia sintió como su corazón se volvía a quebrar en miles de fragmentos que parecieron esparcirse con el viento helado que de pronto azotó a su cuerpo.

-¿Qué le ha pasado a Orfeo?-Preguntó angustiado

No hizo nada por acallar el sollozó que, ajeno a sus órdenes escapó a su cuerpo, así que él era el humano que había hecho a Orfeo hablarle, pero no podía ayudarlo, si él pudiera, si de verdad estaba en sus manos el liberar a su hijo, como deseaba hacerlo desde hace demasiado, seguramente ya lo habría hecho.

-No puedo-susurró tomando su mano con suavidad-Daría todo mi ser por liberarlo, pero está más allá de mi poder

Se sentía realmente inútil, siendo incapaz de ayudar a su propio hijo ¿Qué clase de Dios era?

-No puedo hacerlo-repitió con la voz rota por las lágrimas que se agolpaban en sus ojos-Moriría por hacerlo si pudiera encontrar la forma

Acarició su cabeza buscando con la mirada a alguien que le preparara una cama para recostarlo, sin embargo no halló a nadie, estaba mal herido y al parecer en shock o algo similar, con tan poca luz no podía ver bien. Necesitaba llevarlo a otro lugar y atenderlo.

-¿Puedes ponerte de pie? Te llevaré a mis aposentos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Níobe
Médico
avatar

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 19/01/2010
Localización : Aliviando el dolor

MensajeTema: Re: Los fuegos de Apolo   Sáb Feb 06, 2010 9:27 pm

Níobe hubiera esperado cualquier cosa menos aquellas lágrimas, aquel sonido de dolor que provenía de un dios pero aquello no fue nada comparado al escuchar la confesión que provenía de los labios del dios, ahora sabía que ni siquiera Apolo era capaz de liberar a Orfeo de las garras de Hades. ¿Qué podía hacer él? era un simple mortal, no tenía más fuerza que la de sus manos y la de su voluntad, solo eso, no era especial, era médico y lo único que tenía era su corazón que continuaba latiendo a pesar de que él deseara que se detuviera.

Consintió que el dios lo fuera poniendo en pie y alzó la vista, sus ojos grises buscaron los del dios, quizás pensando que mentía o que le ocultaba algo, pero aquellas lágrimas eran demasiado reales, demasiado cristalinas y dolorosas, eran las lágrimas de un padre que ha perdido a su hijo y ahora no sabe cómo recuperarlo de nuevo, que lo siente perdido para siempre.

Alzó una mano y la posó bajo las espesas pestañas del dios, tomando aquel rocía salado entre ellas con delicadeza-Apolo..-gimió, notando el dolor del pecho, donde Hades lo marcó con su frío glacial por atreverse a enfrentarse a él-perdóname..-estaba pidiendo perdón por muchas cosas, por haber apagado los fuegos, por haberle exigido, por convertirse en el punto débil de Orfeo que Hades explotaría, por el dolor que causaría a pesar que querer solo amor.

Las rodillas se le doblaron, débil, notando que se le nublaba la vista, intento caminar pero cayó entre los brazos del dios-no es..nada..-su voz era débil, tratando de reponerse para intentar caminar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Apolo
Dios mayor
avatar

Mensajes : 161
Fecha de inscripción : 13/01/2010

MensajeTema: Re: Los fuegos de Apolo   Dom Feb 07, 2010 9:04 pm

Aún cuando lo había dicho no podía creerlo, tenía que haber alguna manera, algo que pudiera hacerse, era necesario, antes de que fuera demasiado tarde, si no es que lo era ya, daría su vida para salvar a Orfeo, eso sin duda, pero no todo podía ser tan simple, con Hades nada lo era.

El hecho de que limpiara sus lágrimas y que le pidiera perdón, solo le causó un dolor más grande haciéndole ver su incapacidad para proteger y salvar a su propia familia, era probable que estuviera cayendo en el juego de aquél sujeto, de Hades, pero no podía evitarlo, era Orfeo... ¿Cómo darle la vuelta? ¿Cómo hacerlo de nuevo?

-No tengo nada que perdonarte-murmuró sosteniéndolo-Se que será casi imposible, pero aún así me encargaré de liberarlo, de una forma o de otra

Al notar lo que sucedía con su cuerpo lo cargó entre sus brazos con facilidad, necesitaba atenderlo de inmediato, no podía permitirse perder a ese humano solamente por su necedad, no ahora, después de todo era el dios de la medicina, podía salvarlo.

Depositándolo en una mullida cama, sacó un botiquín lleno de viales y medicinas para tratar lo que fuera le estaba sucediendo, pero cerca de su corazón había un frío sobrenatural, algo que incluso a él le puso el cabello de punta.

-Hades-susurró colocando su mano encima de aquella marca

Lo cierto era que nunca había intentado quitar algo como eso, no sabía si funcionaría, pero debía hacerlo. Nada perdería con intentarlo. Su cuerpo entero era como un calefactor, siempre a una temperatura que casi nadie tenía, usó su propio calor corporal para tratarlo.

-Necesito me digas qué te hicieron-le dijo observándolo a los ojos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Níobe
Médico
avatar

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 19/01/2010
Localización : Aliviando el dolor

MensajeTema: Re: Los fuegos de Apolo   Lun Feb 08, 2010 5:56 pm

Níobe sintió como su cuerpo era elevado con delicadeza, suavemente, intentó impedirlo porque se sentía demasiado extraño dejando que dios que había venerado cuando era joven y servido, sin saberlo, durante su etapa de adulto lo estuviera cargando en brazos para llevarlo a las habitaciones traseras del templo, donde había un dormitorios para los sacerdotes y otro, supuestamente, para la propia deidad si está consideraba hacerse corpórea para honrarlos con su presencia.

Suspiró cuando su cuerpo fue acogido entre los cojines y los suaves cobertores, cerró los ojos unos instantes hasta que sintió los dedos del dios sobre su pecho desnudo, eran tan, tan cálido que por unos instantes se vio transportado a aquella playa blanca, a la cual iba cuando era niño para nada desnudo y tenderse bajo el sol para secarse, había amado aquella sensación.

Abrió sus grises ojos y los posó sobre el hermoso rostro del dios-Me tocó a la altura del corazón..-inspiró-sentí, sentí mucho frío y todavía lo siento-frunció el ceño, notando la preocupación de Apolo-creo que está enamorado de Orfeo-y se mordió los labios, notando que los hacía sangrar. ¿Era rival para un dios?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Apolo
Dios mayor
avatar

Mensajes : 161
Fecha de inscripción : 13/01/2010

MensajeTema: Re: Los fuegos de Apolo   Mar Feb 09, 2010 12:04 am

-El corazón-murmuró

Dio la vuelta para buscar dentro de su botiquín un vial con la medicina necesaria y se lo tendió sin apartar la mano de su corazón, era peligroso, demasiado peligroso. Las palabras llegaron a su mente minutos después de haberlas escuchado, le dio el vial e hizo desaparecer por completo el frío, no sin cierto esfuerzo.

-¿Perdona?-preguntó minutos después realmente sorprendido-¿Enamorado? ¿Hades?

Si no rió fue por que se trataba de él mismo, solamente esbozó una sonrisa triste y sarcástica antes de sentarse a su lado y mojar un paño para luego calentarlo con sus manos y ponerlo sobre su pecho.

-Él dudo conozca el amor, Hades... solamente quiere mantenerlo consigo, por que sin él es más difícil que cumpla su cometido

Había visto a Orfeo hablar de él, del humano del que se había enamorado, aún si Hades lo amaba, en el supuesto caso de que fuera posible, el corazón de su hijo ya le pertenecía a ese humano, no habría nada que hacer contra ello.

-Orfeo te ama-le dijo lleno de seguridad-Y si Hades intenta hacer algo para lastimarlo, temo que tendrá que pasar sobre mí, aunque creo nos quedaremos sin un Dios-musitó lo último para sí mismo para después esbozar una sonrisa despreocupada y falsa-Da lo mismo Niobe, haré lo imposible para liberar a Orfeo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Níobe
Médico
avatar

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 19/01/2010
Localización : Aliviando el dolor

MensajeTema: Re: Los fuegos de Apolo   Miér Feb 10, 2010 6:01 pm

Níobe inspiró, despacio, cerrando los ojos para no ver el resplandeciente rostro del dios, quería creer sus palabras pero percibía los gestos del inmortal, su forma de ladear el rostro para no mirarlo de frente, aquella sonrisa que era forzada porque el dios tiraba los músculos de su rostro para embozarla, era evidente que trataba de aparentar frente a él. Olvidaba que los dioses, aparte de todo su inmenso poder tenían las mismas emociones que los humanos o quizás más potentes, ya se lo había demostrados Orfeo y para mal, Hades.

Sintió el calor alrededor de su corazón, éste comenzó a latir con más ímpetu y parecía que se estaba librando de su cárcel de, frunció el ceño, notando que quería morderse la lengua pero no pudo evitar que aquellas palabras que rondaban por su mente como pájaros de fuego subieran hasta su garganta manaran roncamente.

-¿Liberarlo?-
casi rió-¿quiere él ser liberado?-abrió los ojos y los plateados orbes buscaron los de Apolo-Creo..creo que es tarde..puede que cuando llegue el momento..hijo se vuelva contra padre-notó que los ojos se le aguaban sin saber por qué, su dulce Orfeo, su bello compañero, se alzaría en rebelión contra los cielos y él no podría hacer nada para detenerlo, es más, ¿querría hacerlo? Ahora fue él quien giró la cabeza, sintiéndose traicionado por sus propias emociones, se veía tan poca cosa para detener algo tan colosal como una guerra entre dioses.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Apolo
Dios mayor
avatar

Mensajes : 161
Fecha de inscripción : 13/01/2010

MensajeTema: Re: Los fuegos de Apolo   Jue Feb 11, 2010 1:30 am

"hijo se vuelva contra padre"

¿Por qué tenía que ser tan cruel? Arrebatándole las esperanzas que a duras penas lograba formar, se restregó el rostro ocultándolo de él, para que no viera la enorme tristeza que sus palabras le habían causado, sabía que sus palabras eran más ciertas de lo que deseaba aceptar, pero su corazón no podía aceptarlas, no aún.

Quería creer que podía hacer algo por Orfeo, aunque fuera algo mínimo. No dijo nada por una cantidad de tiempo considerable, luchando contra la cascada de lágrimas que querían escapar de sus ojos ¿Por que todo tenía que ser tan difícil? ¿Por que no podía simplemente... salvarlo?

Se puso de pie con la intención de tirar el agua en una de las plantas que había en ese lugar, obligando a su garganta a funcionar, a pasar el duro nudo que se le había formado en el cuerpo, dolía demasiado, tanto que apenas lograba mantenerse en pie.

Obligándose a no derrumbarse patéticamente.

-Es probable... que no pueda hacer nada por él-murmuró aún dándole la espalda-Mas que ver como va cayendo en el abismo, sin poder hacer nada por salvarlo-Dio la vuelta para verlo ligeramente enfadado-Pero es mi hijo, algo debo poder hacer ¡Cualquier cosa!

Se masajeo las sienes obligándose a serenarse, todo esto le estaba cambiando demasiado su forma de ser, no podía ser objetivo ni imparcial, el que siempre hacía de mediador, se perdía por ratos en su desesperación.

-No me mates las esperanzas-pidió parado en medio de la habitación-No cuando es lo único que me queda
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Níobe
Médico
avatar

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 19/01/2010
Localización : Aliviando el dolor

MensajeTema: Re: Los fuegos de Apolo   Jue Feb 11, 2010 7:31 pm

Níobe se sintió ruin al escuchar el tono de Apolo, apretó los dientes y con esfuerzo se fue alzando del lecho donde el dios lo depositó. No sabía qué hacer, aquella figura resplandeciente que se alzaba en mitad de aquella sala era su dio, a quien siempre rezó cuando iba a tratar a un paciente o cuando se inclinaba ante el lecho de un moribundo, pidiendo un muerte rápida e indolora, también rezó cuando su esposa e hijas murieron durante la epidemia, rezó mientras se clavabas las uñas en la palma de las manos hasta hacerlas sangrar. Nunca supo, realmente, si aquel ser divino escuchaba sus plegarias.

-La esperanza se pierde solo con la muerte-murmuró. Avanzó unos pasos hacia él, la larga cabellera blanca se movió como hilos albos, acariciando su figura y rostro que mostraba un enorme cansancio-Orfeo está vivo, tú, mi señor, estás vivo. Aún tienes motivos de esperanza.

Se paró a las espaldas del dios, observando su postura de derrota, era tan parecida a la de un humano que era difícil evitar tener algún tipo de respuesta humana hacia él a pesar de que era un ser inmensamente poderoso. Inspiró y alzó una mano, la coló entre los cabellos del dios, acariciando con algo de inseguridad-Vine por esperanza y parece que te robo las tuyas, sire.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Apolo
Dios mayor
avatar

Mensajes : 161
Fecha de inscripción : 13/01/2010

MensajeTema: Re: Los fuegos de Apolo   Vie Feb 12, 2010 6:13 pm

Necesitaba regresar a ser él mismo, a su antiguo y seguro yo, ese que podía con las pruebas más difíciles saliendo airoso y sin un solo rasguño, lástima que ahora mismo no fuera ni la mitad de todo ello.

Suspiró al escuchar sus palabras, por el momento sentía que ni siquiera eso era suficiente ¿De que servía que lo estuviera? Casi podía sentir odio por sí mismo por dejarse caer en el juego de Hades.

-La culpa es mia Niobe-volteó para sonreírle cálidamente y tomar su mano dejando un beso en ellas-Soy un Dios, mi deber es dar esperanza, cuidar y proteger a los humanos, no dejar que ellos me consuelen por las consecuencias de mis errores

Desvió la vista a la ventana del lugar, observando las distantes estrellas, debía recuperarse pronto, no todo podía seguir de esa manera.

-Algo se me ocurrirá Niobe, algo para salvar a Orfeo, descuida-sonrio apretando su mano-Por ahora debes regresar a la cama o tu salud no mejorará
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Níobe
Médico
avatar

Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 19/01/2010
Localización : Aliviando el dolor

MensajeTema: Re: Los fuegos de Apolo   Vie Feb 19, 2010 7:11 am

Níobe no se movió de sus posición, los grises ojos estaba oscurecidos ligeramente como si fueran las aguas de un mar tormentoso, inspiró y apretó los labios, no quería decirle a Apolo que si pudiera salvar a Orfeo que lo hiciera mientras él estuviera con vida en aquella tierra pero eso era imposible, los dioses medían el tiempo de otra forma, ¿qué era para ellos setenta u ochenta años? Nada, solo un suspiro que se desvanecía en el aire pero para un humano era una vida muy larga.

¿Y que ocurriría cuando él muriera? Hades tendría poder sobre su alma, ni siquiera los demás dioses podrían interceder a su favor cuando se encontrara en el Inframundo, por Orfeo estaba arriesgando hasta su otra vida. Se mordió los labios, tenía que haber una forma pero quizás ello conllevara cometer pecados contra los mismo dioses y contra la naturaleza.

-Apolo, mi dios-inclinó la cabeza, la cascada de blancos cabellos rodó por uno de sus hombros-eres el dios de la medicina y de los oráculos pero eres también el pastor del sol, espero que tus llamas brillen con furia-se volteó y comenzó a dar unos pasos hacia el lecho para descansar antes de que amaneciera, se paró-¿fue pecado que dejara de rezarte?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Apolo
Dios mayor
avatar

Mensajes : 161
Fecha de inscripción : 13/01/2010

MensajeTema: Re: Los fuegos de Apolo   Vie Feb 19, 2010 11:43 pm

Su desesperación, su preocupación.... ese humano era admirable, era alguien que en realidad no le sorprendía hubiera terminado con su hijo, de hecho incluso era feliz al saber que Orfeo tenía a alguien como él a su lado, pero solo era eso, un humano y las consecuencias para los que se enfrentaban a los dioses definitivamente no eran buenas, era por eso que tenía que hacer algo.

Sus palabras lo sorprendieron y lo hicieron sonreír dulcemente "Que tus llamas brillen con furia" eso era, precisamente eso era, era Apolo, claro que podía hacer algo, no podía quedarse de brazos cruzados cuando tanto estaba en juego.

-Asi será-murmuró-No es pecado, los dioses a veces sabemos comprender

Aunque muchas tantas no sea así, era un dios y él le estaba mostrando las consecuencias de haberse sumergido en su tristeza y desesperación, no volvería a hacerlo, así tuviera que sacrificarse para hacerlo. Aunque su final pareciera más dramático que tragedia griega.

-Descansa Niobe
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Los fuegos de Apolo   

Volver arriba Ir abajo
 
Los fuegos de Apolo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» la pelicula apolo 18
» Fuegos artificiales 2
» Colocan a regia entre dos fuegos en batalla del 46
» INTERPRETACIÓN DEL FORO DE ABEL-APOLO
» hemiobolo de Kolophon 6ªcenturia Apolo arcaico

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Love Poison :: Atenas :: Acrópolis-
Cambiar a: