Foro Hard yaoi
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Manzana Podrida

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Orfeo
Dios menor
avatar

Mensajes : 228
Fecha de inscripción : 15/01/2010
Edad : 30
Localización : En el Hades...

MensajeTema: Manzana Podrida   Jue Feb 04, 2010 3:40 pm

Dicen que es muy sencillo hacer el mal, ser vicioso y no virtuoso, pues solo implica quitar virtudes y no adherirlas a la lista. Curiosamente y a pesar de que sabìa que causaba daño, no le interesaba nada màs, ni el resutado ni para que fueran obtenidos sus servicios; por ello, ahora se encontraba con ropas de un sacerdote de los dioses y se mezclaba con excelente facilidad entre los jóvenes atenienses que ofrecían sus servicios, ofrendas y oraciones a los dioses.

No podría decirse que estaba blasfemando, pues él mismo era un dios; y aún cuando había cambiado un poco su apariencia, tenía ese porte divino que le diferenciaba de los demás. Ahora que trabajaba para Hades y tenía el aprecio de la persona que le era importante; poco le importaba lo que pasara con el mundo, quizás por que era egoísta, o tal ves por que no había nadie más aparte de Dimitri, que se había ganado su cariño, Níobe, que era su benefactor y Hades; la única persona que le había hablado claro desde el principio. Una sonrisa maliciosa se pintó en sus ojos, ya que era intrigante y emocionante estar entre aquellos sacerdotes que se dedicaban a aconsejar y apoyar a los ciudadanos que iban a orar, recibiendo ellos algún obsequio o alabanza como si fueran reyes. Llevaba sus cabellos teñidos en un color rojo, a la altura de los hombros y las ropas moradas le daban un aspecto tan enigmático y misterioso que incluso sus compañeros de labores se detenían para observarlo y preguntar de donde había venido.

-Estuve en el templo de Saturno en Grecia, más fui vendido como esclavo por algún motivo y acabé aquí, sirviendo a este venerable deidad que me ha sacado de las garras del vendedor de esclavos y colocándome a su servicio.- Sonrió con dulzura y serenidad. Estaba tan divertido con la situación que una risa graciosa y ligera salía de su interior. ¿Se estaba riendo de la ingenuidad de los mortales? ¿O era el hecho de estar haciendo algo prohibido? Sonriò cuando aquel chico se fue y se recargó en uno de los ventanales observando a la ciudad de Athenas... Hades sabía elegir a la manzana madura que haría podrirse a las demas; y con la suficiente peristsencia y tenacidad, conseguía siempre su cometido, no importaba cuanto tiempo le llevase, él distaba mucho de ser un dios protector, no era más que otro dios que había tropezado de la nube y aterrizado en el inframundo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Manzana Podrida   Vie Feb 19, 2010 12:42 pm

El sol iba cayendo en el horizonte, tiñendo la ciudad entera de aquel tinte rojizo que recordaba tanto a la sangre..ahhh, sí, la sangre, ya no recordaba en que momento de su larga existencia no había tenido importancia para verse sustituida su indiferencia por una necesidad cada vez más acuciante de ingerirla, beberla hasta colmar todas sus ansías. Pero el placer siempre duraba tan poco, siempre era así, la sangra humana era tan efímera como la existencia de aquellos seres a pesar de tener un sabor incomparable porque los mortales vivían cada segundo como si fuera el último. En cambio la de los demonios era ácida y áspera contra la lengua, desagradable pero insuflaba mucha energía a su cuerpo y la de un dios..ese era el manjar más exquisito, por desgracia también el más difícil de conseguir, sus congéneres eran esquivos y no solían manifestarse en el mundo mortal.

Se envolvió en la oscura capa, de pies a cabeza, sus rosadas pupilas brillaban en la oscuridad que cubrió su rostro altivo, de rasgos glaciales. Emergió de aquel templo perdido, vacía, al que nadie acudía a rezar, era esquivado por los mortales y que siempre hacían una señal delante de sus puestas para conjurar la mala suerte. Aquel edificio bajo, cuadrado, estaba cubierto de una extrañas enredaderas espinosas y negras, que se abrazaban a la piedra como si quisieran estrangularla. Sus flores eran violetas, rojas y su perfume tan intenso que si uno estaba demasiado tiempo cerca de ellas caía en la inconsciencia.

Caminó silencioso, entre las piedras, alzando de cuando en cuando la cabeza y olisqueando el aire como un lobo. Se detuvo cuando captó un aroma muy particular, uno que no había sentido en siglos, ligero, chispeante. Un brillo de interés y curiosidad se encendió en sus pupilas..¿era posible? se apresuró, siguiendo el rastro de aquel olor que no era un humano.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Orfeo
Dios menor
avatar

Mensajes : 228
Fecha de inscripción : 15/01/2010
Edad : 30
Localización : En el Hades...

MensajeTema: Re: Manzana Podrida   Vie Feb 19, 2010 3:38 pm

Mantenía su lira consigo, puesto que era su instrumento más útil, más cuando uno de los sumos sacerdotes le miró; más por pretexto de adularlo y obtener sus favores -siendo que un favor es desde sentarse a su lado hasta servirle sus alimentos, como ayudante oficial; lo cual era considerado un honor entre los otros muchachos-, le invitó a entonar una de sus melodías para el honor de su casa y gloria para sí; si a los dioses agradaban sus tonadas.

Orfeo sonrió con cierta malicia, divertido de la situación en la que le estaban poniendo, puesto que; aunque quería acallar al viejo ese, no podía lucirse con su música o definitivamente sería descubierto; por ello, tomó asiento entre los mullidos almohadones, y decidió tomar una de las liras que había allí disponibles, excusándose de no usar el tesoro que llevaba a resguardo, explicando que debía entregarlo a los criados de uno de los senadores, de lo contrario; se vería castigado.

Pero tu eres un siervo de los dioses! Nadie podría castigarte y menos si estás a resguardo de este templo! -Tronó el sumo sacerdote, haciendo su entrada en el salón.

-Ocurre que es una ofrenda para el dios Apolo, por ello; quieren llevarla en persona para que quede a resguardo de los sumos y venerables sacerdotes, pero con ello, recibir el honor de la bendición de los dioses a través de su mano.-No sentía pena siquiera de mentirles, ya que Níobe le había enseñado que a esas personas no se les debía venerar ni tratar con respeto, simplemente; enviarlas a cortar rábanos. Comenzó a tocar muy dulcemente, llenando con su melodía la habitación; al escuchar el silencio satisfecho del sumo sacerdote con su explicación, a sabiendas que había alguien más acercándose. Alguien... diferente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Manzana Podrida   Vie Feb 19, 2010 4:39 pm

Se movió silenciosamente, siguiendo aquel aroma tan particular que destacaba sobre todo los demás con enorme facilidad, poseía una nota predominante de azul pero al tiempo aquel perfume había sufrido una variación, parecía tocado por otro poder más oscuro que le había otorgado una nueve dimensión, era como si una rosa blanca hubiera recibido el beso de una mariposa negra. No era nada dado a las comparaciones poéticas pero no lo pudo evitar, fue la imagen que se formó en su mente. Continuó ascendiendo la colina, ahora escuchaba la música, ejecutada con gras maestría, todas sus sospechas se confirmaban y eso solo logró avivar su curiosidad.

Sintió como se la anudaba el estómago en un retorcijón casi doloroso, de nuevo el hambre lo atormentaba, dar muerte a dos humanos la noche anterior no le había servido de mucho, a cada siglo que pasaba peor era, la maldición era más insidiosa, precisaba matar con más frecuencia, alimentarse todas las noches si sus presas eran solo mortales para que cuando volviera a caer la oscuridad, de nuevo tener que salir a cazar como si fuera una vulgar alimaña. Odiaba a Ares por ello, no lo consideraba ya su padre, de buena gana le hubiera abierto el cuello para beber su sangre.

Torció abruptamente en un recodo del camino y fue hasta uno de los templos que estaba iluminado, sin despojarse ni de la capucha ni de la capa, entró en el recinto. Allí el aroma lo abrumó y se pasó la rosada lengua por los labios, luego se palpó sus propios dientes, los colmillos crecían. Frunció el ceño, tenía que controlarse aunque eso le provocara una enorme frustración.

Se adelantó y fue hasta una de las salas, se detuvo y se apoyó tras unas de las columnas, cerró los ojos y escuchó, ya no cabía duda alguna; era Orfeo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Orfeo
Dios menor
avatar

Mensajes : 228
Fecha de inscripción : 15/01/2010
Edad : 30
Localización : En el Hades...

MensajeTema: Re: Manzana Podrida   Vie Feb 19, 2010 5:52 pm

Levantó la vista, posando su mirada en aquel extraño, con una sutil sonrisa en los labios; quizás un poco maliciosa, o tal vez interrogativa. Inmediatamente sintió el choque de su energía con la del extraño; pero aún asi no dejó de tocar. Por supuesto que su gesto no pasó desapercibido, ya que los sacerdotes se detuvieron al acto, volviéndose en dirección de aquella persona que irritantemente, se había atrevido a llamar la atención del hermoso jovencito.

-¿Quién eres y que haces aquí? -Inquirió el sumo sacerdote de Zeus, con aire prepotente, mientras su obeso cuerpo apenas y le permitía levantarse.- El salón de los sacerdotes les está vedado al resto de los ciudadanos, los salones de ofrendas y oración te han quedado atrás hace un largo rato.

-Por favor, estos mozos de conducirán a la salida.- Objetó el segundo al mando, haciendo sonar una campanilla, mientras que los otros mancebos y eunucos se incorporaban quizás temerosos, burlones, altivos o curiosos de ver como un sujeto de terrorífico aspecto era echado por la fuerza de los sagrados templos de Zeus. Orfeo por supuesto, dejó de tocar; lo que hizo que aquella deliciosa armonía se viese destruída, ocasionando que los sacerdotes se enfurecieran como fieras salvajes, dispuestas a hacer azotar a aquel simple hombre sacrílego, aunque claro, se debía a que sus intereses personales se encontraban interrumpidos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Manzana Podrida   Vie Feb 19, 2010 6:31 pm

Deimos alzó la vista, sus ojos de tono rosado se posaron sobre Orfeo, intercambiando miradas antes de volverlos hacia los hombres que estaban atreviendo a ponerle una mano encima. Eran guerreros del templo, Deimos asintió ligeramente, cuando aquel hombre lo rozó, sintió como el frió subía por su brazo, la mano del dios de movió entre las sombras y desenvainó su espada negra que era como una larga aguja, una espina de rosa, le atravesó una pierna a la altura del muslo y el hombre cayó a un lado, Deimos se volteó, giró sobre sus pies, avanzó un paso y Tormentosa voló para abrir una brecha en el siguiente, la sangra manó como una cascada carmesí y Deimos sintió que perdía casi por completo el control, se inclinó sobre él, halando de sus cabellos y sus colmillos se clavaron en su cuello, comenzó a beber sin parar, el cuerpo del hombre comenzó a secarse, marchitarse, la piel se volvió grisácea y adquirió el aspecto de una momia.

Todos comenzaron a gritar de puro terror y Deimos comenzó a reír a carcajadas, enloquecido por el olor del miedo hechizante que flotaba en el aire, aquello lo llenaba d de una alegría monstruosa. Saltó sobre otro sacerdote, su capa semejaba las alas de un enorme murciélago, lo agarró por la nuca y lo consumió en unos segundos. Ahh..los mortales eran tan breves como una brisa de verano en las montañas. A su alrededor todos corrían para escapar menos el sumo sacerdote que no podía alzarse del suelo por su propio pie, tan gordo que estaba.

Entonces liberó una pequeña porción de su valiosa energía, aquella que no podía permitir desperdiciar porque solo aumentaba su hambre hasta extremos inconcebibles, el sacerdote palideció cuando aquella oleada de miedo lo engulló, su corazón se paralizó, boqueando cayó de rodillas mientras era sacudido por un infarto cardiaco.

El dios lo apartó a un lado, propinándole una patada para apartarlo de su camino, mientras se dirigía a Orfeo, se hizo para atrás la capucha, revelando sus rasgos. Alargó una mano y aprisionó un brazo del otro dios, volteándolo y se inclinó sobre la blanca muñeca, dejando caer su aliento, tentándose a si mismo, la rozó con sus colmillos, queriendo hincarlos y beber de Orfeo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Orfeo
Dios menor
avatar

Mensajes : 228
Fecha de inscripción : 15/01/2010
Edad : 30
Localización : En el Hades...

MensajeTema: Re: Manzana Podrida   Vie Feb 19, 2010 6:44 pm

-Sabes que no soy dueño de mí mismo, por lo que no puedes tomar lo que a otros pertenece.- Eso incluía a Níobe, aunque era lógico que el otro supiese de Hades. Todo el Olimpo lo sabía, por eso se cuidaban de meterse con él, más que por ser hijo de Apolo o zeus, era a Hades a quién no querían enfrentarse. Había observado todo aquel espectáculo, manteniéndose sereno y sin mostrar ni un poco de sentimientos o emociones, puesto que estaba acostumbrado a cosas peores en el inframundo.

Con mucha calma y cuidado le retiró la mano, zafándola de aquel brutal agarre, que había dejado marcada sobre su blanca piel, los dedos de aquel que se había atrevido a profanarlo. Sus cabellos blancos habían ido cambiando de color, como un vaso con agua que se derrama sobre la tinta, así como sus túnicas pasaron a su color azul zafiro y sus hermosos ojos tomaron aquel brillo particular y cristalino que solía tener; a medida que la habitación se llenaba del particular olor a jazmín.

Sin embargo, aunque le hubiese retirado su mano, no puede decirse que se soltó, por el contrario, uso el peso de aquel dios para incorporarse, usándolo como una polea de empuje y así poder jalarse hacía arriba; pasando un mechón de cabellos detrás de su oído como un gesto particular que tenía.
-Has desperdiciado tu alimento, aún puedes recuperarlo... -Replicó con un suspiro, viendo que el trabajo se había visto interrumpido por aquella aparición. Debía volver a casa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Manzana Podrida   Vie Feb 19, 2010 7:18 pm

-Déjalos que corran, eso calienta la sangre-susurró Deimos, nunca solía alzar la voz y además el templo tenía una acústica maravillosa. Movió ligeramente su cabellera ondulada, sujeta por un cordoncillo de cuero y los bucles de tono ébano rodearon su cintura, abrazándola. Luego posó sus ojos de tono rosado sobre el rostro del dios y sonrió pero sin casi mover sus labios, una especie de sombra de una sonrisa, mostrando sus colmillos.

-Tú también hueles a miedo-su tono fue tierno pero era una ternura sangrante, dulce y espesa como la sangre recién derramada-ah..sería maravilloso que fueras mío..la maldición pesa cada vez más-se preguntaba por qué junto al aroma de jazmín de Orfeo había una punzada dolorosa de temor. Ya había muerto, era prisionero de Hades en cuerpo y alma..¿que podía temer? Por supuesto no conocía de la existencia de Níobe porque hubiera comprendido de donde procedía ese miedo, era miedo a perder lo que amaba.

Sus orbes se posaron sobre las huellas que dejó sobre su muñeca, cambió su peso de un pie a otro, le encantaría probar la sangre a atormentada de Orfeo siempre era tentado por su propio pecado, continuamente. Veía perfectamente cómo palpitaba las venillas azules bajo la epidermis-este templo era el último lugar donde esperaba encontrarte o mejor dicho..no esperaba encontrarte nunca-se habían cruzado sus caminos en muy pocas ocasiones. Deimos no sabía que decir ni que hablar con un dios cuyas canciones daban esperanzas y la esperanza destruía al miedo, era justo lo contrario a él.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Orfeo
Dios menor
avatar

Mensajes : 228
Fecha de inscripción : 15/01/2010
Edad : 30
Localización : En el Hades...

MensajeTema: Re: Manzana Podrida   Vie Feb 19, 2010 7:50 pm

Alzó los hombros, avanzando con paso firme pero delicado y elegante por el salón, como un cisne que se pasea por el río, observando al cuervo negro o mejor dicho, buitre, que le rondaba en esos momentos. Era hermoso, sí, pero también podría defenderse en caso de verse atacado.

-Es lógico que huela a temor, tomando en cuenta que trabajo en un sitio donde no se ve otra cosa que no sea terror y lamentos.- Replicó con un suspiró, fijando sus ojos azules sobre aquel dios, frunciendo el ceño con ligera molestia.- Tomando en cuenta que debería tenerlo, después de todo, estoy en horas de trabajo y tú, por supuesto, estás entorpeciéndolo.

-Pero no lo soy, por cierto; y dudo que al señor de las tinieblas le agrade compartir sus posesiones y juguetes con dioses menores que no sabrán darle el valor que para él significan.- Dijo esto último con sarcasmo, puesto que, si Diemos le quería para alimentarse, Hades le requería para reordenar el cosmos. No se nivelaban los propósitos, nunca lo harían.

Se resignó. Un suspiró salió de sus labios y ese aroma a temor se liberó por completo del perfume que despedía al andar. No regresaría esa noche con Níobe y este comprendía que; después de devuelta su lira, sabría defenderse y si no volvía a casa se debía a que estaba trabajando para Hades o en el inframundo; por ello, no debía salir a buscarlo. Pues bien, se quedaría en el mundo de los muertos para proteger al galeno, por lo tanto, podía tomarse con entera calma y tranquilidad la aparición de aquel invitado.
-Las esperanzas destruyen el miedo, mi música crea nueva esperanza para los mortales y sin embargo; ¿que haría mi música en tí?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Manzana Podrida   Sáb Feb 20, 2010 1:34 pm

Deimos lo escuchó a medias, de nuevo sentía hambre, de nuevo lo acuciaba la sed y cuando eso ocurría parecía que los pensamientos racionales y las conversaciones se sumían en una especie de bruma. Todo era postergado con tal de saciarse, se preguntaba que sería de él dentro de dos siglos, quizás solo fuera una bestia a la que tuvieran que dar caza, un animal al cual tendría que exterminar porque era incapaz de comprender y ni siquiera podría hablar. Ciertamente era un final muy miserable para un dios, miserable y estúpido.

Ya quedaba poco de la gloria pasada, su padre se había encargado de destruir su orgullo en unos pocos segundos. Las palabras de Orfeo le sonaron grandilocuentes, muy parecidas a los discursos de Ares o Zeus que al final era solo huecos, vacíos. Recordaba la batalla contra Hades, ahora analizándola en perspectiva, se percataba que Hades no había sido derrotado sino que se retiró, un buen guerrero tenía que saber cuando irse de una batalla para retomar posiciones y ahora, siglos después, parecía que las piezas del tableros se estaban alineando a su favor. Oh sí, lo estaba estudiando, seguía sus pasos y se percataba que los dioses olímpicos eran solo sombras de su antiguo esplendor, Apolo hundido, Orfeo del lado de Hades, Ares ausente, Poseidón indiferente y él reducido a una bestia, era un buen momento para asestar un golpe mortal.

Alzó la vista y sus ojos se posaron sobre Orfeo y luego sobre su lira, frunció ligeramente el ceño-¿Por qué no los comprobamos?-el miedo no tenía miedo de nada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Orfeo
Dios menor
avatar

Mensajes : 228
Fecha de inscripción : 15/01/2010
Edad : 30
Localización : En el Hades...

MensajeTema: Re: Manzana Podrida   Sáb Feb 20, 2010 4:33 pm

Era conocedor de la desgracia y deshonra de Deimos, de la misma manera en que había despreciado la sangre de los sacerdotes por que esta le era quizás poco apetecible, a pesar de estar haciendo un gran esfuerzo por contenerse; por lógica y sentido común, más que por misericordia, se mantendría alejado del dios menor todo lo posible. Tomó asiento sobre los almohadones, a unos metros alejado de Deimos y con la misma majestuosidad y gracia de siempre, extendió su mano invitándole a sentarse quizás sobre los divanes que habían colocado los sumos sacerdotes; a modo de que se mantuviese a una distancia prudente y no fuera a lanzársele encima en un arranque de apetito.

Bajo entonces la cabeza y colocó el instrumento entre sus manos, comenzando a tocar muy dulce y suavemente. Cerró los ojos, quizás por costumbre, a medida que las yemas de sus dedos se deslizaban por las cuerdas de plata, creando aquel sonido maravilloso que con su melodía, impregnaba de una sensación de serenidad, a pesar de que la sangre espesa aún corría entre los pisos de mármol, enfriándose con su temperatura.

Los mechones de sus cabellos caían sobre sus hombros, sobre su rostro, cubriéndole la mirada, cubriendo sus labios encarnados y su nariz delicada; era como si la persona que interpretaba dicha melodía desapareciera de la vista de su oyente, hundiéndole únicamente en la música, que flotaba en el ambiente como ese aroma a jazmínes que solía traer siempre consigo, como una muestra intáctil de su divinidad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Manzana Podrida   Dom Feb 21, 2010 7:59 am

Deimos no se sentó, sino que permaneció en pie a unos metros de Orfeo, en una postura de descanso pero con una de sus manos sobre el pomo de su espada, los dedos relajados pero preparados para desenvainar y ejecutar un movimiento de ataque o defensa. Estrechó los rosados orbes cuando las primeras notas escaparos de aquellas cuerdas plateadas y entre los dedos de Orfeo, inundando todo el recinto con una cascada de sonidos luminosos que ahuyentaban las sombras de los mismos corazones.

Pero Deimos no tenía esa sensación, al principio no sintió nada pero poco a poco a medida que discurría la melodía fue apretando los dientes cada vez con más fuerza. Jadeó ahogadamente, aquella música en esencia era justo lo opuesto a él, no lo complacía, ni lo aliviaba, tampoco lograba que sintiera alguna emoción de alegría, para él parecía que eso estaba vetado, cualquier criatura del universo, la música de Orfeo era una panacea, sí, incluso para un demonio, pero a él solo le producía agonía.

Una gota de sangre negra fue vertida de su recta nariz mientras su piel perdía aquel lustre de arena dorada y se iba tornando blanca, la sangre, preciosa, manaba, rozando las comisuras de sus labios y bajando por su largo cuello. Se movió con decisión, avanzó unos pasos y sus dedos sujetaros las afiladas cuerdas, hundiéndolas en su carne.

-Suficiente..-susurró.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Orfeo
Dios menor
avatar

Mensajes : 228
Fecha de inscripción : 15/01/2010
Edad : 30
Localización : En el Hades...

MensajeTema: Re: Manzana Podrida   Dom Feb 21, 2010 11:06 am

Separó los ojos con algo de sorpresa, confundido pero al mismo tiempo esperándose aquella reacción. Había tardado más de la cuenta en detenerle, quizás allí radicaba su sorpresa y por otro lado, esperaba que determinado tipo de seres se viesen anonadados por las notas; de hecho, era el primer dios a quién su música causaba tanta agonía y molestia, por lo tanto, cesó su tañido y suspiró, retirándole uno a uno los dedos de sus preciadas cuerdas hasta tener libre el instrumento.

A pesar de que había querido sonreír, sabría que el único gesto que de sus labios saldría sería el de crueldad y sarcasmo; gestos bastante aprendidos de Hades y de igual manera, repudiados, por lo tanto, se quedo en silencio, observándolo fijamente como preguntándole cuales eran sus deseos -aunque los conocía de antemano- y a pesar de que él tuviera o no incumbencia en saberlos, se retiraría; o de lo contrario, se exponía a llegar con uno o dos mordiscos al Hades... y a casa de Níobe.

-Te dejaré alimentarte a tu antojo, la guardia está por terminar de subir los escalones y no me conviene ser visto.-Observo con suavidad y delicadeza, a medida que guardaba la lira en su cinturón y anudaba sus cabellos en una alta coleta por encima de su cabello para que no le estorbasen, dejando la delicada curvatura de su cuello expuesta lo que hacía que el perfume de jazmín se dejase sentir con mas fuerza, a medida que se retiraba hacía los jardines traseros cubiertos de dicha flor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Deimos
Nuevo >D
avatar

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Manzana Podrida   Dom Feb 21, 2010 11:58 am

Deimos lo siguió, había notado aquel gesto que fue casi como un punzada, ver aquel delicioso y blanco cuello exponerse, su aroma, el jazmín, penetrando en sus aguzados sentidos, tentándolo hasta lo indecible, queriendo posar sus labios sobre su epidermis tibia, inhalar y expirar sobre ella con la delicadeza de un amante y luego penetrarlo, hundir sus colmillos para acceder al líquido vital, saciar su sed y aliviar aquel hambre que no dejaba de torturarlo día y noche. Pero Orfeo estaba protegido, protegido por el mismo Hades e incluso él no estaba tan loco como para buscar su propia destrucción.

Pero precisaba beber pronto de algún ser poderoso, un demonio o un dios, lo necesitaba porque estaba punto de enloquecer, tendría que buscar alguna presa sencilla o..pedirlo. Ese pensamiento fue como una espada entre sus entrañas, tener que rogar para que alguien le dejara alimentarse, eso era humillante. Podría bajar al inframundo a cazar pero eso lo dejaría a merced de Hades. Inspiró, ¿cuánto lo quedaba antes de convertirse en una simple bestia?

-No temas, Orfeo-alzó los blancos dedos para tomar la sangre que manaba de su nariz-no beberé de ti-susurró y sus ojos se posaron en las flores, blancas, hermosas. Cogió una de ellas, la cortó y la miró.

De repente se movió, muy veloz, pasó al lado de Orfeo y se la coló entre los plateados cabellos con habilidad. Se quedó cerca de unas de las salidas traseras del templo-nunca vayas hasta el final de la Acrópolis, jamás-verlo le causaba dolor, intocable, su otra mitad luminosa, justo lo contrario a él.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Orfeo
Dios menor
avatar

Mensajes : 228
Fecha de inscripción : 15/01/2010
Edad : 30
Localización : En el Hades...

MensajeTema: Re: Manzana Podrida   Dom Feb 21, 2010 12:36 pm

Nunca lo haré... a menos que este ya escrito que deba hacerlo.- Replicó con seriedad, en ese tono suave y amable, aún cuando sus cabellos estuviesen ondeando por la ráfaga de aire que había creado la deidad. No solía ir al Acrópolis, al menos hacía mucho tiempo que no lo había hecho y las pocas veces eran para recibir castigos o en compañía del dios de los muertos, por lo tanto, le resultaba sencillo seguir la indicación. Y aunque Hades se enfadase después por tener que limpiar el desorden, por simple diversióne era capaz de enviarle a tal sitio solo para probar su paciencia y obediencia, después de todo... Níobe era la palabra clave.

Tomó una de las túnicas de los sacerdotes y se la caló al cuerpo, cubriendo su cabeza, saliendo segundos después al jardín, pues en ese instante, los nuevos guardias se abalanzaban agresivos como perros rabiosos sobre el interior del templo, observando el desastre; alcanzando a ver a únicamente al dios menor y no al que ya había salido; y sin preguntar siquiera, viendo su espada y sus ropas cubiertas de sangre, se abalanzaron sobre de él.

Orfeo solo escuchó los gritos de terror y agonía unos minutos después, cuando bajaba por la escalinata y se adentraba e el bosque. Para encuentros así, estaba seguro de que volveríana encontrarse.
(Escena Terminada)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Manzana Podrida   

Volver arriba Ir abajo
 
Manzana Podrida
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» BIZCOCHO DE MANZANA Y COCO
» Bizcocho de Manzana
» cambio caracoles manzana
» Regalo unos cuantos caracoles manzana!
» caracol manzana

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Love Poison :: Atenas :: Templos-
Cambiar a: