Foro Hard yaoi
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Noche estrellada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Akakios
Metamorfo / Unicornio
avatar

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 13/01/2010

MensajeTema: Noche estrellada   Lun Ene 18, 2010 3:44 pm

El cielo había pasado en las últimas horas de un azul claro a un negro profundo, pasando por el anaranjado del crépúsculo. El mundo parecía dormir, pero era a altas horas de la noche cuando el joven unicornio podía correr libremente entre los árboles, estirando la cabeza para comer sus frutos y jugar sin preocuparse de que alguien pudiera verlo.

Akakios trotaba, esquivando los árboles, cortando el viento a su veloz paso. Parecía feliz. Y es que ese era su momento favorito del día. Se dejó caer sobre la hierba y rodó sobre su lomo hasta quedar boca arriba y cerró los ojos disfrutando de unas suaves manos que lo acariciaban.

- Aka, cielo, no deberías revolcarte por ahí, te pones perdido de barro y de verdín - dijo una voz femenina que enseguida pudo reconocer.

Se tumbó bien y esas mismas manos acariciaron sus crines con suavidad y las peinó con sus manos. Luego le cepilló para que su pelaje volviese a estar perfectamente limpio y le colocó una flor junto a la oreja.

- Así estás muy lindo - susurró y le dio unas palmaditas -. Descansa.

La ninfa se retiró con pasos ágiles y delicados, como una brisa, y el unicornio apoyó la cabeza para dormir, como ella le había aconsejado. Mas escuchó un ruido que le sobresaltó.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pan
Dios menor
avatar

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 15/01/2010

MensajeTema: Re: Noche estrellada   Mar Ene 19, 2010 5:56 pm

Pequeña dulzura, delicada y liviana, habría de correr pero jamás podría esconderse. Nunca porque podía olerla, podía sentirla...porque le atraía con cada paso que daba, porque su esencia siempre le marcaba el sendero que habría de seguir para encontrarla.

Juega con tu poni, tenemos toda la eternidad, princesa. Se dijo a sí mismo mientras esperaba a que la sesión de mimos de la Alseide se acabara. Y refunfuñó ante la idea de que la muy zorra jamás se dignara a hacerle aquello. Sí, les gustaba hacerse las difíciles, cuando bien sabían que con él no podían y permanecían en la insistencia de hacerse pasar por inocentonas cuando él sabía que las volvía locas. Todas eran unas desgraciadas.

Aunque si algo debía reconocer era que la persecución le daba cierta acción a su vida...oh tomarlas por la fuerza mientras sus bellos cuerpos se le derretían entre las manos, sí, la máxima delicia que muy poco reconocían como tal. Y entonces se acercó, sus pasos suaves se acercaban entre los arbustos y entonces hizo lo propio. –Sabes lo mucho que me fastidia esperar.– Sonrió burlón mordiéndose el labio antes de abrazarla por la cintura y lanzarla contra el tronco de el árbol más cercano.

Besos locos, que sabían a mordiscos recorrieron la piel blanca y brillante de la ninfa mientras la seda parecía desintegrarse entre sus manos. Mucho había sido el rato que había estado esperando; demasiados, los días los que la había asediado. No, Pan no podía esperar más. –Mmm...no grites, si vamos a pasarla tan bien. Pequeña terca...– Había sido su culpa por mirarlo tanto, por reír cuando él estaba cerca y por haberle dado una bofetada la pultima vez que la había tenido cerca para solicitarla por las buenas. Y bueno, ahora tampoco era "por las malas", claro que no, sólo era...un tanto "precipitado".
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Akakios
Metamorfo / Unicornio
avatar

Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 13/01/2010

MensajeTema: Re: Noche estrellada   Vie Ene 22, 2010 4:06 pm

[FDR: siento la tardanza, estuve con exámenes ^^U]

Un sonido, como un golpe, había sonado peligrosamente cerca de él, por el lado por el cuál había desaparecido la bella ninfa. Si hubiera tenido voz, hubiera preguntado por ella, pero no era así, por tanto, se levantó a mirar para comprobar que todo estaba en orden.

Las ninfas eran seres ágiles que conocían a la perfección el bosque y resultaba arduo pensar que hubiera podido chocarse contra un árbol, y el ruido había sido demasiado fuerte para ser un animal. Lo peor se le confirmó al escuchar la voz de timbre cristalino de la diosa, y una voz masculina después, haciendo que el miedo se convirtiera en profunda ira al entender sus palabras.

Los unicornios eran criaturas pacíficas que no solían presentar sentimientos apasionados como el amor o el odio. Sin embargo, Akakios se sentía en deuda con las deidades del bosque que lo habían cuidado y querido, y deseaba con fervor poder protegerlas de cualquier peligro que pudiera surgir en el siempre tranquilo Olimpo.

La hierba amortiguaba su trote, y estaba tan enfadado que ignoró completamente la sensación que percibía al tener a un dios cerca, y sin pensar, hundió su cuerno en la espalda del atacante y lo lanzó por los aires con un fuerte movimiento de cabeza.

Sus crines se tiñeron de rojo sangre, pero en sus ojos ya no había osadía, sino de nuevo ese miedo, porque semejante estocada habría matado a cualquier humano... pero ese hombre seguía vivo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pan
Dios menor
avatar

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 15/01/2010

MensajeTema: Re: Noche estrellada   Lun Ene 25, 2010 10:02 am

Ah, lo suculento de sus muslos blancos y sus senos cremosos ahora desprovistos de cualquier tipo de tela que le impidieran un directo contacto. Los recorría enteros y se internaba con la caderas entre las piernas de la ninfa, besándola, sí, a la fuerza, pero sólo por ahora…porque cuando dejará de gritar y se entregara a los placeres, entonces y sólo entonces podría tornarse tierno y amable con el delicado ser que insistía en escurrírsele de los brazos.

– Hey, amor mío…¿Qué pasa, que ya no quieres mirarme ahora? – Sonriente lamió el rostro marfilado que empapado yacía en lagrimas. Necia, la damisela oponiendo resistencia, le obligaba aún sin quererlo a hacer aún más bruscos sus movimientos para retenerla contra el áspero tronco que por desgracia le mancillaba la piel entera de la nívea espalda. El dios se desprendió la tela que le arropaba la entrepierna, ya más que dispuesto a tomar el húmedo recinto de la delicada ninfa, con la noche silenciosa como testigo de su profunda adoración por ella.

Más no tuvo tiempo de hacerlo. Casi en el mismo instante sintió algo helado que le atravesó el pecho, seguido de una humedad hirviente que empezó a escurrirle por el mismo y antes de siquiera poder reaccionar, ya había chocado contra el tronco de algún árbol. Lo próximo de lo que fue consciente fue de la imagen de la ninfa desnuda sobre el césped, llorando y abrazándose a un unicornio de blancura deslumbrante.

Los huesos de las costillas se le reacomodaron dolorosamente dentro de su cavidad toráxica, de igual forma, la herida que le atravesaba el torso se cerró dejando a su paso un simpático, más la macha de su sangre aún llenaba su indumentaria. Se sentó sobre el suelo contemplando en intermitencia a la pareja y luego a sí mismo. – Vaya… – Masculló poniéndose de pie lentamente, dando uno que otro tumbo, ofreciéndole una sonrisa al héroe de la noche. – ¿Se te perdió algo o es que deseas unírtenos, caballito? – Cuestionó con descaro, caminando hacia ellos al tiempo que su expresión mutaba a un cejo fruncido y expresión de fastidio. – Aunque más deberías pensar ahora en el castigo por herir a un dios. – Lazó una ojeada despectiva a la ninfa, no la tendría ahora pero la tendría más tarde, no había nada que el unicornio pudiera hacer contra ello. – Muéstrame tu forma humana. – Exigió con un gesto de cabeza.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Noche estrellada   

Volver arriba Ir abajo
 
Noche estrellada
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Noche estrellada-Van Gogh -
» TRISTEZA Y ESPERANZA (Tankas)
» antofagasta de noche
» Noche de febrero
» BELDAD EN LA NOCHE DE ÉBANO

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Love Poison :: El olimpo :: Bosque-
Cambiar a: