Foro Hard yaoi
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Consentimiento

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Hades
Dios mayor
avatar

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 13/01/2010
Edad : 30
Localización : En el inframundo, pasando la balsa de Caronte...

MensajeTema: Consentimiento   Dom Ene 17, 2010 11:53 am

Casi podría decirse que pasaba sus días realizando lo de siempre, recortando algunas almas, creando caos, dolor y miseria, pero la más importante; planeando sus jugadas para destronar a Zeus de una vez por todas. Sin embargo, una de las formas mas conocidas por él era la de atormentar a Orfeo y hacerle saber después el castigo al abuelo a modo de comentario, lo cuál resultaba bastante sencillo, ya que el pequeño chico creía en él tan ciegamente que se habría dejado arrebatar la vida, o cualquiera de sus otros sentidos con tal de servirle; sin imaginarse que era el conducto para causar tanto dolor a su familia como era su deseo y él ni siquiera se estaba llevando el crédito.

Yacía el dios del inframundo en sus aposentos, reposando de las dificultades de ese día cuando una extraña y macabra idea cruzó por su cabeza. Ante la amplia majestuosidad de su habitación, decorada con amplios adornos dignos de un señor, telas y gasas finas en color negro, dorado o roo según fuese su antojo; más una cálida fuente de aguas termales, dejaba traslucir el sencillo pero soberbio gusto de su señor, y así, recostado en su amplio lecho con únicas vestimentas que era la delicada túnica de algodón; envio a llamar a Orfeo; con la exclusiva orden de no verse molestado por nadie.

Ya era tiempo de darle una lección de sutilidad a Zeus y ese pequeño músico se encargaría de dársela, por lo que cuando lo vio entrar, sonrió suavemente.


Última edición por Hades el Dom Ene 17, 2010 4:47 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Orfeo
Dios menor
avatar

Mensajes : 228
Fecha de inscripción : 15/01/2010
Edad : 30
Localización : En el Hades...

MensajeTema: Re: Consentimiento   Dom Ene 17, 2010 12:23 pm

Se encontraba ya dormido cuando le enviaron llamar. No importaba el lugar ni la hora ni lo que estuviera haciendo lo dejaba para ir a servir a su señor, ya fuese para un encargo o sencillamente para pasar horas bajo su compañía tocando para él la lira, el arpa o la guzla. Más como le habían dicho que se le requería en la habitación, tomó únicamente su arpa y se dirigió con paso normal y tranquilo, decidiendo que melodías habría de tocar o componer en el lecho de su amo; mismo que o quería compañía en esas largas horas en vela o en su defecto, servirse de la melódica tonada para hacer surgir su sueño.

Ingresó en la habitación y la encontró tibia y caldeada, no era un caliente infierno ni un helado abismo sin fin, era una habitación normal pero elegantemente decorada al estilo de su señor; así que, aún descalzo y llevando una ligera túnica azul de seda, acostumbrado a la frialdad del inframundo; se aproximó hasta el lecho y coloco una rodilla en el suelo y otra en alto a modo de reverencia manteniendo su cabeza baja en todo momento.

-Mi señor, sus deseos son órdenes para mí. ¿Que es lo que este humilde servidor puede hacer por su excelencia? -Inquirió aunque conocía la respuesta de antemano, por lo que únicamente necesitaba aquella orden para ponerse a tocar.


Última edición por Orfeo el Dom Ene 17, 2010 5:18 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hades
Dios mayor
avatar

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 13/01/2010
Edad : 30
Localización : En el inframundo, pasando la balsa de Caronte...

MensajeTema: Re: Consentimiento   Dom Ene 17, 2010 4:46 pm

Yacía recostado sobre el amplio colchón de plumas, con la mejilla apoyada sobre la mano y el codo en la almohada, observando con cierta diversión como Orfeo estaba acostumbrado a servirle. De alguna manera se había vuelto más que un juguete y peón muy útil en sus movidas en el juego contra Zeus, era un sirviente leal y dedicado; no era indispensable pero ciertamente le costaría reemplazarlo cuando ya no le sirviera para sus propósitos, ya que al final, revelarle la verdad volvería a Orfeo inútil y rencoroso para con su persona.

...Mientras eso ocurría, podría decirse que poseía una belleza avasallante, era delicado y servicial; con buenos modales y perseverante, así expusiese su vida para llevar a cabo sus cometidos por peligrosos que estos fueran. Se incorporó y le extendió la mano suavemente, tomándole de la mejilla con los dedos de su mano libre, aproximándole a su rostro. No tenía por que explicarle para que lo deseaba, pues incluso él tenía aquellos deseos carnales que el resto de los dioses y aquel pequeño y joven dios cumplía con todos los requisitos para yacer a su lado.

-Duerme conmigo, Orfeo... -Susurró sobre sus labios, observando con suavidad sus ojos tratando de encontrar alguna negación o deseo oculto.- Como el más fiel de mis vasallos, solo a ti te permito llegar hasta mi lado aún en mi lecho; retirados mis aposentos, de mis sirvientes y allegados. Solo tú tienes ese honor de dormir a mi abrigo, aún si osaras traicionarme... ningún dios habría llegado más lejos de lo que tu llegarías esta noche...


Última edición por Hades el Dom Ene 17, 2010 5:34 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Orfeo
Dios menor
avatar

Mensajes : 228
Fecha de inscripción : 15/01/2010
Edad : 30
Localización : En el Hades...

MensajeTema: Re: Consentimiento   Dom Ene 17, 2010 5:32 pm

Hades escribió:
-Duerme conmigo, Orfeo... Como el más fiel de mis vasallos, solo a ti te permito llegar hasta mi lado aún en mi lecho; retirados mis aposentos, de mis sirvientes y allegados. Solo tú tienes ese honor de dormir a mi abrigo, aún si osaras traicionarme... ningún dios habría llegado más lejos de lo que tu llegarías esta noche


Se quedo paralizado, encogiéndose un poco y quizás tratando de retroceder mientras que sus ojos se abrieron por la sorpresa, completamente impactado; y leve rubor se había apoderado de sus mejillas en esos momentos. No dejaba de repetir aquellas palabras en su cabeza una y otra vez en esa pequeña fracción de segundo.

Duerme conmigo, Orfeo...

Él... un ser cualquiera, dormiría junto al señor de las tinieblas. Al dios del inframundo, siendo tan insignificante, pero, despertaría? ¿El cuerpo de su señor era frío o tibio como el resto? ¿Era esa forma de dormir o acaso hablaba de placeres carnales? Su cabeza daba vueltas...

solo a ti te permito llegar hasta mi lado aún en mi lecho...

Solo a él. Solo él podía ir y venir del mundo de los vivos al inframundo y viceversa, podría llegar a los campos elíseos y ahora al lecho de su amo; al igual que Persephone, su antigua ama y señora; ahora él tenía esos privilegios que ninguno de los otros espectros había logrado alcanzar.

aún si osaras traicionarme... ningún dios habría llegado más lejos de lo que tu llegarías esta noche...

Era verdad, aún siendo hijo de Apolo y nieto de Zeus; cúanta razón había en esas palabras. Solo los dioses mayores sabían como matarse entre sí y esa en esos momentos cuando su fidelidad estaba a prueba, pues era descendiente directo del linaje del sol; y aún así... él... Tomó la mano de su señor y se incorporó lentamente, subiéndose con cuidado a su cama, con el arpa en su pecho abrazándola, como si tratara de protegerse.

-Amo Hades yo...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hades
Dios mayor
avatar

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 13/01/2010
Edad : 30
Localización : En el inframundo, pasando la balsa de Caronte...

MensajeTema: Re: Consentimiento   Dom Ene 17, 2010 11:07 pm

-Tienes miedo? -Susurró sobre los labios de aquel crío, acariciándole con dulzura la mejilla, fijando su mirada hipnotizante y sensual en los ojos ajenos.- ¿Temes de mí, Orfeo?

En ese momento le atrajo hacía sí y le dejó caer de espaldas sobre la cama, permitiendo que sus largos cabellos negros se desparramasen sobre la piel del dios, donde su rostro pudiese quedar ajustado al del peliplata; a fin de ser conciente de las reacciones de su cuerpo. Separó los labios, dejando que su gélido aliento le acariciase la piel.

La mirada de Zeus, la belleza de Apolo y ese espíritu indomable de Calíope, que se mostraba cada que le hablaban de su familia, su fuego interno que ardía aún con la esperanza que se negaba a apagarse a pesar de las gélidas ventizcas que él soplase en su corazón y espíritu. Observó con deleite aquel sutil sonrojo, y recorrió la tersa y suave piel del muchacho con su pulgar. Lo deseaba... pero mas aún por que era la únión exacta de aquellos dioses a quienes lo obligaba a odiar. Ciertamente, si alguien pudiese pintar un cuadro de los tres, sería él seguramente el poseedor de aquella triada; más ahora Orfeo se le mostraba delicado, asustadizo y frágil.


No podía decir que fuese la viva imagen de Zeus o Apolo, pero se notaba que era un digno hijo del sol; aquella calidez que día a día le arrebataba y que solo parecía recordar cuando estaban en los campos Elíseos; donde el sol ajeno de su dios, le acariciaba la piel...
Apoyó entonces la cabeza sobre el pecho del muchacho y suspiró cerrando los ojos. ¿Como se puede tomar de la nada a una persona tan ingenua e inocente sin encontrar el placer en ello?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Orfeo
Dios menor
avatar

Mensajes : 228
Fecha de inscripción : 15/01/2010
Edad : 30
Localización : En el Hades...

MensajeTema: Re: Consentimiento   Lun Ene 18, 2010 12:21 am

-N-No... no... mi señor yo... -Era digno de temerse a Hades. Cualquiera que no fuera el padre de los dioses podía darse el lujo de temer a un enemigo tan terrible y perverso como lo era Hades cuando decidía hacer las cosas a su manera. Aquella mirada no era de un inmortal, mostraba demasiadas cosas, tantas, que a su cabeza le era imposible tratar de adivinar siquiera una de ellas. Su cuerpo había dejado de responderle y era una maza inerte y manipulable al servicio de su amo, por lo que no fue conciente de que su corazón latía agitadamente y su cabeza daba vueltas cuando sintió el rostro de su amo sobre el suyo.

Aquella respiración fría le causo escalofríos por todo el cuerpo, tratando de descrifrar los pensamientos del dios del inframundo, queriendo indagar y saber la respuesta pero tales caricias, suaves y conciliadoras distaban mucho de parecerse a aquellas que le daba cuando lo consolaba de sus encuentros con su padre y abuelo. Cerró los ojos involuntariamente, no podía corresponder con las mismas caricias, no por que se sintiera indigno sino por que sencillamente su cuerpo no reaccionaba, su corazón continuaba latiendo con fuerza y sus reacciones estaban a flor de piel; con su respiración agitada y su cabeza dando vueltas.

Cuando sintió el peso de la cabeza de su señor sobre su pecho, solo pudo pensar en que era incapaz de negarse, en que estaba aterrado y que quizás no despertaría; pero era como si estuviese bajo una especie de influjo en el que su voluntad no existía.

-Mi señor...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hades
Dios mayor
avatar

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 13/01/2010
Edad : 30
Localización : En el inframundo, pasando la balsa de Caronte...

MensajeTema: Re: Consentimiento   Lun Ene 18, 2010 7:39 pm

-Si no me temes, por que te muestras tan renuente...?- Observó con malicia, divertido de la situación. Orfeo no era del chico que le negaría algo jamás, de hecho; con que le insistiese una vez más que lo deseaba, lo tendría en su lecho sin rechistar. Pero evocar aquella rebeldía era un deleite que no podía dejar de lado.

Escuchaba aquel incesante palpitar, la sangre correr por sus venas, su respiración agitarse y su cuerpo temblar bajo sus caricias. Estaba prácticamente inmóvil y por más señales que su cerebro enviase al resto de su cuerpo, este sencillamente no respondería, sometido bajo su sola y única presencia.

-Orfeo...-Susurró a su oído, deslizando su aliento por el cuello del muchacho, depositando pequeños besos en su lóbulo, cuello y hombros. Se desvió con sutileza por su barbilla; inclinándose para acariciar con los labios la clavícula; a medida que sus manos se abrían camino lentamente por la fina y casi transparente túnica del muchacho; bajándosela lentamente hasta dejar sus hombros desnudos al descubierto. Sus besos continuaron, acariciando el pecho del hijo del sol, sus brazos, sus manos y sus dedos; observando cada reacción, viendo las deliciosas muecas de Zeus en él, las facciones serenas y avergonzadas de Apolo; la mezcla perfecta y exacta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Consentimiento   

Volver arriba Ir abajo
 
Consentimiento
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Mi version del Extractor de Fluidos (Con el consentimiento de la Familia Absenta) [Profesor F.Klauss]
» Los límites de su consentimiento, Yolanda León

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Love Poison :: El inframundo :: El castilo de Hades :: Habitaciones-
Cambiar a: